14 de enero de 2012

Un Cuento de Navidad

Se que la temporada ya paso y que los festejos navideños han quedado atrás, sin embargo queria compartirles este cuento que escribi y con el que participe en un concurso de la Librería El Sotano y en el que quede en 5to lugar ganando 3 libros (que al rato ire a recoger, ya luego se los muestro).

Muchos de ustedes votaron por él y se los agradesco, de ahí que se los quiero compartir, asi como una foto de mis dos perritas adoptadas a las que adoro.

Recuerdos de la Navidad pasada

Abrió sus ojos, vio las luces y los adornos, sabia que la época navideña había llegado a su hogar y su corazón latió con más alegría. Los recuerdos de su primera navidad llegaron a su memoria, su vida había cambiado tanto tras esa primera navidad, ahora era una orgullosa mama y tenia un hogar cálido y acogedor donde le brindaban cuidados, alimento, cobijo, cariño, pero sobretodo amor.

Su vida no había sido nada sencilla, desde que recordaba había estado sola, aprendiendo a base de golpes y suerte lo que podía y no comer, lo que podía y no hacer, todas las puertas le eran cerradas, la tachaban de sucia y callejera, en varias ocasiones se había atrevido a confiar en los humanos, pero solían tratarla mal y muy pocas veces alguien le hablaba con cariño o le regalaba algo de comer. Apenas tenia un año de vida, cuando un fornido macho dominante la había preñado, no sabia que hacer, pero su instinto la instaba a alimentarse y sobrevivir por ella y por sus futuros cachorros.

En la víspera de la navidad pasada se recosto junto a un nacimiento que estaba colocado en un gran parque, creía que ahí moriría pues dolores intensos la acosaban, supo entonces que sus crías nacerían pronto y temía no poder pasar por todo eso sola. El frío le calaba sus huesos, no sabia que hacer, miraba las grandes figuras que adoraban al niño para calmar su miedo un poco y creyó ver que el pequeño bebe del pesebre le sonreía y se escondió bajo este.

Los dolores la hacían llorar y al poco rato una chica que venia a ver el nacimiento la noto escondida bajo el pesebre, la llamo con voz tierna, y confiando una vez más en los humanos se acerco. La chica noto que estaba mal, la acaricio y consoló, le pidió que confiara en ella y así lo hizo, la chica busco por todas partes hasta que encontró a un veterinario que la ayudo para que los pequeños cachorros nacieran con éxito en una fría mañana de Navidad.

Al despertar notó junto a ella unas pequeñas bolitas peludas y sintió su corazón hincharse de alegría, jamas creyó que amaría tanto a sus pequeños cachorros, miro al rededor, se encontraba en una pequeña jaula en la que tenia mantas tibias, un pequeño plato de comida y otro de agua, escuchaba los ligeros ruidos y sonidos que sus pequeños hacían, se sentía segura por primera vez en mucho tiempo, fuera de la jaula solo podía ver luces de colores, adornos festivos y se escuchaba una canción alegre por todos lados. Por la tarde la chica que la ayudara la noche anterior llegó, la miró, y con palabras de aliento y cariño le prometió un mejor futuro, paso largo rato platicándole y contándole sobre la magia de la navidad y que ella era un milagro de navidad.

Los días pasaron, las luces y los adornos fueron quitados, todas las tardes la chica acudía a visitarla, la acariciaba y platicaba con ella de muchas cosas, una de esas tardes de las que ya se estaba acostumbrándose, para su sorpresa, la chica la llevo con ella junto con sus cachorros a su casa, temerosa y tímida al principio fue recibida con cariño por la chica y su pareja, sus pequeños cachorros no conocedores de la dureza de la vida jugaban y saltaban por todos lados. El tiempo fue pasando, sus cachorros se iban haciendo mayores y poco a poco su dueña les fue encontrando un hogar cariñoso a cada uno. Conforme más convivía con la chica, la alegría, seguridad y confianza le fueron dando paz, su vida era feliz y su pasado ya solo eran recuerdos, la chica se convirtió en su adoración, la cuidaba y protegía con lealtad.

Su dueña le dio los mejores regalos, un hogar, seguridad y amor, pero además de todo lo que su dueña le había dado, hubo un regalo más que le dio, un bellísimo nombre que desde entonces porta con orgullo en una plaquita en su cuello. La llamó Navidad.

Espero les haya gustado y que lo disfruten.

5 comentarios:

  1. Está hermoso *0* ¡felicidades! 5to lugar no es malo y te has ganados tres libros :D así que fue algo muy productivo.

    Gracias por compartirlo. saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso cuento me ha encantado, deberías seguir escribiendo tienes mucho talento.Felicidades por tu premio¡¡
    Te espero en mi blog: mimundosoado.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Hola, Tetsu :D
    Tienes un premio en mi blog a la "Seccion mas original"

    Espero te guste ;)

    ResponderEliminar
  4. Excelente el cuento y felicidades!!

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. Que bonito cuento!!!!
    A mí me encantó, y el quinto lugar es perfecto!!!! Quiero ver que libros te ganaste!!!! Xq te los mereces, genial!!!
    y tus perras hermosas!

    ResponderEliminar

Me interesa tu opinion

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...